el nacimiento de esta mujer

Cuando era pequeña apenas si tenía amigas. En verdad apenas si tenía amigos en general… apenas si me comunicaba con los niños de mi edad. Siempre en mi cuarto, contaba con mi fabulosa imaginación. Allí aprendí el valor del silencio… y también sentí el punzante frío de “no saber ser una niña de mi edad” y  de “estar condenada” a mi única compañía.

Lo cierto es que hasta hace muy poco no sentí necesario contar con el apoyo de mujeres, no sólo de mi edad, sino de cualquier  condición. Aún ahora me es difícil explicar que nunca padecí ese vacío hasta que no supe que el calor femenino me era necesario. Sólo lo aprecié cuando me vi rodeada de unas 65 mujeres que, me miraban sonrientes, cuando hice mi presentación: “ejem… mi nombre es Erika y desde pequeña supe que mi vida estaba unida a la maternidad…bebés…” Sí, fue mi llegada a la formación de doulas. Aterricé de lleno en el Corazón de la Mujer. Amanecí rodeada de diosas de todos los colores y tonalidades, de úteros amorosos y de corazones ardientes… Entre ellas, desperté como Mujer.

Aún recuerdo cómo tomé conciencia de que hasta entonces no había sentido mi verdadero Ser femenino. Siempre me había comportado como el niño que nunca fui, como la compañera competitiva que diseñé y, en especial, como la amante “desalmada” que copié del mundo del celuloide. Es decir, que nunca antes me había permitido conocer a esa mujer preciosa y cálida que residía en mi. ¡oh, cuántas veces, hasta entonces, me había mirado en el espejo sin reconocerme! ¡cuántos cambios de look para encontrarme! todo ese tiempo había sido un cliché, aunque mi alma seguía ahí, persistente, susurrándome cuál era el siguiente paso a dar… Gracias a Ella, pude entrar en el maravilloso universo de la Mujer-Feliz-de-Serlo.

El cambio fue de dentro hacia fuera. Poco a poco mis compañeras, como hadas del bosque, me fueron ayudando a verme en sus cristalinos ojos. En cada una de ellas vi retratadas mis cualidades y mis limitaciones. Todas ellas eran un mandala de embriagadores perfumes. No hubo ninguna de la que no aprendiera algo… Sin duda caí rendida a los pies de ese precioso Alma Grupal. Fueron ellas quienes me ayudaron a sanar y a re-nacer. Todas ellas fueron las doulas de mi propia gestación, de mi nacimiento e incluso de mi propia cuarentena. Asistieron al milagro de mi metamorfosis. Ellas lo provocaron con su Presencia amorosa.

Estoy segura de que muchas de ellas no saben cuánto me ayudaron a re-encontrarme, por eso siento que es momento de mostrarles que gracias a su naturalidad llegué a mi.

Sí. Ahora que me maravillo ante el espejo al ver la mujer que realmente Soy. Ahora que mi piel se estremece al abrazar a cada hermana. Ahora que sé que soy parte de la manada de lobas salvajes. Ahora que reconocí a mi madre como la fuente de Amor incondicional. Sí, Ahora, es el momento de que todas aquellas mujeres que, compartisteis abrazos, llantos y risas conmigo durante aquel tiempo, sepáis que siempre os he amado y que esta condición nunca cambiará. Que gracias a vuestra dulce savia pude llegar hasta aquí. Y que aceptéis estas palabras como ofrenda y homenaje.

A todas vosotras y a los frutos sagrados de vuestros vientres mi abrazo más dulce, más fogoso, más canalla, más risueño, más salvaje…

gracias, gracias, gracias

13 comentarios para “el nacimiento de esta mujer”

  • Imma Sarries dice:

    Gracias a ti, por tu gran entrega y tu imensa capacidad de amar.
    un beso dulce y un abrazo estremecedor
    Imma

  • Llucia dice:

    Tú, mujer, que después de atravesar por tu soledad,
    cuando eran tiempos de compartir risas, juegos , olvidos…
    ahora abrazas a las mujeres que son tus espejos,
    y espero te quede lugar para reir, jugar, olvidar…
    Gracias por tu trabajo personal que es luz
    para todas tus hermanas.
    Llucia

  • clara dice:

    que preciosa eres tu y tus palabras…
    miles de besos para ti y tu alma…
    Clara

  • amparo dice:

    que bonitas tus palabras…seguro que todas te llevamos tambien en el corazon… me encanta tu escrito…besitos

  • aude dice:

    gracias por este testimonio de sinceridad contigo mismo

  • Silvia, desde Barcelona. dice:

    Vaya! Erika.Tus palabras van acompañadas de tu vivencia y es un gusto leerlas; hacen estremecer. Me siento identificada con ello desde el principio hasta el final. Algo os transmití a Carlotta y a ti. Ese dia al encontraros me maravillé y volví a sentir todo lo que en la formación de Doulas va aconteciendo minuto a minuto.

    Besitos, bella princesa.
    Muchas gracias a ti y al resto de las chicas sobre todo por SER, como bien tu dices, MUJER.

    Silvia
    Nam Joti

  • Me encanta cómo te expresas!!

  • Vanesa Gutierro Acuña dice:

    Desde el dia de tu presentación yo ya supe que eras una mujer muy especial,solo faltaba que te acabaras de dar cuenta…
    Mil gracias por tu presencia amorosa.

    Un besazo enorme

    Miguel,Vanesa y Noa

  • Por la parte que me corresponde, GRACIAS.Tuvimos la gran suerte de descubrirte, y de descubrirnos. Hemos crecido, nos hemos redescubierto y nos hemos enriquecido juntas, y estoy feliz por ello. Eres todo un regalo, y soy feliz de amarte.

  • gracias x compartir este relato, tu tambien has contribuido a un nacimiento en mi, ya te contare detalles, ahorita estoy disfrutando de un te helado con mi laptop en mano y dejando atras mis temores y aunq mi blog ya tiene algo de time, recien me anime a nacer en Familia y Vivencias.

  • Carme Maré dice:

    Siempre recordaré tu intervención en el segundo día de la formación, cuando soltaste “Os quiero!”. Para mi fue una fuente de energía, un ejemplo de entrega, de sinceridad, de coraje. Y siempre he admirado en ti esta capacidad de compartir. Gracias y felicidades! Eres una diosa y eres una loba y me siento feliz de estar en tu manada. Me encanta tu Ser! Te quiero. Un beso.
    Ah! Y comparto muchas de las sensaciones que expresas!

  • almadedoula dice:

    A todas… gracias por sentirme con la intensidad con la que os siento.
    os abrazo de alma a alma..de vientre a vientre

  • Hola, que identificada me siento con parte de tu relato. Creo que necesito ese despertar, como puedo tener esas vivencias grupales???gracias

Deja un comentario