la bella salvaje

Ayer leía “La maternidad, el encuentro con la propia sombra” de Laura Gutman. Me paré en un párrafo en el que hablaba de la mujer salvaje. Estaba en el tren y “se hizo el silencio”. En seguida vinieron a mi mente todas las veces que he sido una mujer salvaje (aún ahora lo dibujo en mi mente y sonrío). Todas y cada una, agolpadas..sueltas..desperdigadas..condensadas..todas esas veces que he sido intensa, auténtica, brutalmente Yo. No pude borrar la sonrisa de mi labios ni la chispa ardiente de mis ojos… “algo” poderoso me envolvió, una sensación de Poder recorrió mi cuerpo de arriba a abajo…y de repente se paró en mi útero, palpitando dulcemente… Sí, dentro de mi vive una mujer candente e incandescente y la verdad es que  me gusta mucho.

Esa mujer es la que me procura intensidad, la que me impulsa hacia el abismo de mi feminidad… ella me susurra por las noches que no hay nada que temer. Es la que clava su mirada en los ojos de mi compañero… esa mujer soy Yo. Y esa misma es la que acompaña a las otras mujeres y las invita a ser salvajes, a despertar a su Diosa. Es la mujer decidida y divertida, la bruja sabia y la gozosa amante . Sin duda es la mamífera que todas somos y es la mami-fiera que ofrece su sagrado vientre a la Vida para que ésta acontezca.

Todas las mujeres tenemos la maravillosa oportunidad de intimar con nuestra bella salvaje en los encuentros amorosos y placenteros que van más allá de la pareja, que se magnifican en el momento del parto y que brillan, radiantes, en plena lactancia. La mujer salvaje nos habla de fluidos, de sangre fresca, de sinuosas curvas, de labios empapados… Es esa parte de nosotras que nos recuerda que somos hijas de la Madre Tierra.

Ella reside en el centro de nuestro segundo corazón, el útero. Pasea por nuestros pechos y nos agita con los tambores del deseo. Es el espíritu encarnado de Gaia en cada una de nosotras. No necesitamos manuales de uso, sólo la conexión con ella nos es suficiente. Dejémosla salir a danzar, a reír, a besar… no es fea ni inadecuada como hemos tenido que creer. Sabemos que es bella, sugerente y muy sabia… ¡Nosotras somos así de manera natural!

Yo vuelvo a mi Selva.. a sentir de Verdad… ¿venís hermanas? ¿venís?

3 comentarios para “la bella salvaje”

  • Patri dice:

    Me encanta leerte.
    Te he descubierto hace muy poco, buscándome a mí misma a través de la red de redes, y siento que con lo que escribes te ayudas, y nos ayudas a todas, a encontrarnos realmente con nosotras mismas.
    Muchas gracias. Gracias de corazón.
    Después de tantos años, y siglos, enterradas, vamos saliendo poco a poco de nuestro refugio, atreviéndonos a ser como somos, pero aún tenemos que recordar cómo era, cómo se sentía, pues hemos perdido algo de práctica…
    Quiero volver a ser hija de Gaia!

  • almadedoula dice:

    tus palabras me animan muchísimo! conectar conmigo hace que conectemos entre todas, es tan tan potente lo que se está moviendo! un abrazo cargado de alegría..de ilusión…un abrazo salvaje! ;)

  • Aura Violeta dice:

    si Hermana, y Aqui me quedo Contigo Con Ustedes, con los Pies firmes sobre la Gran Madre, Patri psss nunca has dejado de Ser.L@ :)

Deja un comentario