ya he vuelto a Casa

Llevaba días (sincerándome, casi una temporada) sintiendo que algo no andaba bien. Que algo estaba siendo forzado. No daba con la clave y me estaba agobiando. algo, algo, algo… y hoy di con ello. ¿El veredicto final? había perdido la humildad. Algo tan sencillo se pierde con mucha facilidad. Y es que tanto cariño y apoyo a una la desbordan y, su ego, acaba alimentándose de musarañas y quimeras de papel celofán.

He pasado estos últimos días adorando a mi ombligo y por eso el dolor ya comenzaba a palpitar. Mi cuerpo no me tolera devaneos con la superficialidad y en seguida comienzan los mareos, los “ays” y los “quita que no puedo”.

En mi Vida existen pocas personas que me hagan regresar al Aquí y Ahora de manera instantánea. Una de ellas, hoy ,me ha permitido ver más allá. Me ha recordado algo que sabía pero que estaba dejando de practicar. O quizás que había comenzado a hacer que practicaba pero que no creía.

Sus palabras, aquí:

“ciertamente cada vez creo que creemos menos en las mujeres”

y se hizo el Silencio en mi. Sí, últimamente he dejado de lado mi profunda Fe en la Esencia Femenina. Mi ego se ha entretenido colgando artículos, difundiendo información, reuniendo sonrisas y abrazos y, debajo de todo esto, la causa de mi Ser para con mis hermanas, para conmigo, se ha estado cubriendo de palabras..de polvo.

Me recuerdo centrada y en Mi, creyendo en que Todo es perfecto tal y como es. Miro hacia atrás y siento que me comprometí con el “no hacer”, con el dejar Ser… amar sin juicio y aportar Luz desde cualquiera de las esquinas donde me encontrara.. y siento que mi compromiso se ha visto solapado por escarceos de mi ego.

Sin duda alguna creo en la Mujer, en nuestra capacidad innata para hacer y dejar de hacer. Pero, durante un lapso de tiempo, me he dejado ir al lado técnico del que habla de la mujer sin sentirse una con ella, de la que le  ”deja hacer” porque “así son,¿ verdad?”… perdida en “ser profesional” cuando en verdad la profesión y la persona se funden en Unidad.

Comprendo que este proceso de reflexión es un regalo. Que para encontrar mi lugar he de probar otros sillones. Pero yo me quedo con mi cojín (zafu), sentada en una esquinita del cuarto. Sintiendo que Todo Ser es mágico. Que yo acompaño y que, si hay protagonistas, son la Vida misma y su proceso encarnado.

¡Qué alegría volver a Casa! vuelvo a sentir que esta piel es mi piel, que esta sonrisa es mi sonrisa y que mi alma, de nuevo, vuelve a ser el de una doula.

gracias Inma por tu invitación a la reflexión… gracias

2 comentarios para “ya he vuelto a Casa”

  • Eres ERIKA, que eligio ser DOULA en su camino de descubrimiento personal. La escencia femenina nos ayuda a encontrar diferentes caminos, es un beneficio de su inmensidad.. Pero siempre estamos encontrando cosas nuevas y para ello a veces es necesario perderse o despistarse para rencontrase o redescubrirse.

  • Raquel dice:

    Dices que te perdiste, que de nuevo estás en Casa, ojalá yo centrada estuviera tan en mi sitio como tu perdida… (No sé si me he explicado o es un galimatias) De todos modos, me alegra que te sientas de nuevo en Casa. Un abrazo guapisima!!

Deja un comentario