Archivo de julio de 2010

a mis mujeres

Vallejo de Orbó (Palencia), origen de mis mujeres

mi madre no tiene útero. lo perdió sin poder despedirse. al partir él le regaló su Vida y por él ella pudo criarme, seguir aquí conmigo… viva.

el útero de mi madre me acunó a mi, me dio su calor para venir a la Vida y aunque no pudo parirme (fue por cesárea), pudo parir a mi madre…. como noble gesto de despedida.

mi abuela no tiene útero. en él crecieron mi madre y mi tía. hace pocos años un ginecólogo le recomendó que era mejor “quitarlo” porque ya no servía…

el útero de mi abuela guardaba, en sigilo, los recuerdos de infancia de todas las mujeres de la familia.

mi tía tiene útero. conoce el calor mamífero de los intensos días. brotaron lágrimas amargas. pocas veces fue comprendida.

el útero de mi tía, hace muy poquito tiempo, parió a una fuerte princesita.

yo tengo útero. palpita con intensidad noche y día. a veces me duele ver esta “casita” vacía.

mi útero es mi fiel consejero. le pinto soles y lunas. sabemos que contiene mis sueños. es mi guía.

nacida la princesa, mi tía y yo decidimos, en un pacto sin palabras… sin tiempo, alumbrar los sordos vacíos de mi abuela… de mi madre

nuestros 3 úteros palpitantes cubren de rosas los vientres de nuestras mujeres.

somos un linaje. una manada. y confío en que mi hija mantenga el pacto con todas nosotras: sus raíces de trigo y miel

punto y aparte

no sé por dónde empezar tengo el cuerpo arremolinado, hecho un nudo y vengo llena de furia. Pero de furia sana , de ésa que destruye para construir desde cero… ésa que trae viento fresco, que mueve la tierra desde dentro para que las semillas olvidadas recobren la Vida que una vez alguien les prometió tener.

huelo a sudor. nunca me permito oler a mi. y hoy, después de sentirme “poco femenina”, he vuelto a husmear mi cuerpo y a sentirme yo misma. Una mujer única, completa, un animal instintivo que tiene ganas de cuidar, de amar ,de subir y bajar… de mucho llorar… de gozar, de sonreir y de no preocuparse por nada.. sólo ocuparse.. ocupar su lugar

estoy harta, los huesos me duelen de tanto machacarme con ideas que no son mías, con culpas que no comprendo, con perdones que ya no debo. la salvaje está llena de sangre y cansada de vivir a 2 metros bajo la tierra del asfalto más sórdido.

conmigo se levantan las hermanas del Este, allá llegan las del Oeste, las de mi Norteña hacen ruido con sus pies y las de Sureña alzan su mirada a la luna… caminamos juntas. HASTA AQUÍ hemos llegado. Se acabaron los “no puedo” “no sé si seré capaz” “podré vivir de mis sueños?” “mi marido lo entenderá?” “si tengo éxito profesional , seré una mala mamá?”

SE ACABÓ

no tolero más mentiras. no pienso seguir tragando los escombros de una guerra que termina en sumisión, en embustes a punto de cruz. nos debemos a la Vida, hermanas. Ella nos cuida y nos alienta, nos mete el “bicho” de “cambiar lo raído por lo bello”. Somos las Creadoras, las destructoras de lo inútil. Parimos ideas, caricias y sonrisas en cada suspiro.

¿por qué he de seguir aquí desconfiando de mi?

SOY CAPAZ DE TODO LO QUE QUIERA

mi mujer primitiva me grita al oído. son gruñidos de pasión, huelen a tierra húmeda. el tiempo de las mujercitas ya no me vale. nadie me dirá cómo he de ser. llevo años, toda mi Vida siendo un pálido reflejo de lo que realmente soy. los perfumes y la laca de uñas no ha logrado cristianizar a mi salvaje.

a veces me gusta jugar a las señoritas pero no soy eso. soy mucho más. no quiero seguir participando. mis miedos no pueden seguir alimentando al fantasma que aúlla: “mujercita no serás capaz”.

me adapto a lo que sea, pero en ello va mi identidad. Soy más que una cara bonita, unas manos amables, una inteligencia apasionada. Soy una salvaje, mujer medular, rotunda como la Luna. la oscuridad es una de mis caras y es la que me pare al día siguiente.

con mi Vida hago lo que mi útero susurra. y SÍ, puedo vivir de ello. claro que sí. no hago mal a nadie. todo lo contrario, hago mucho bien siendo así. mujer hermana, consciente de mi espíritu rebelde.

a la REVOLUCIÓN os llamo a todas. a la revuelta de una en si misma. meterse dentro de una, gozarse y parirse a cielo abierto. puede ser que una piense “descarnada todo duele más” puede ser.. pero prefiero andar así, sintiendo con profundidad la misma Vida…

cuando este cuerpo alimente a los árboles, quiero que beban savia profunda, rotunda, sabrosa… los oropeles me quitarán sustancia y quiero recordarme como suculenta… llena de sal, de aceite, de colores puros…

no más buscar, no más callar. me encontré en el olor de mi piel, de mi sexo caliente… soy algo más que aquello que quise creer.

parte de ti, de ellas, de nosotras, de mi, parte de las mil partes del mandala rosado de nuestro útero

rabio de placer.

es un placer rabiar.

auténticamente mía

[va por ti hermana]