a mis mujeres

Vallejo de Orbó (Palencia), origen de mis mujeres

mi madre no tiene útero. lo perdió sin poder despedirse. al partir él le regaló su Vida y por él ella pudo criarme, seguir aquí conmigo… viva.

el útero de mi madre me acunó a mi, me dio su calor para venir a la Vida y aunque no pudo parirme (fue por cesárea), pudo parir a mi madre…. como noble gesto de despedida.

mi abuela no tiene útero. en él crecieron mi madre y mi tía. hace pocos años un ginecólogo le recomendó que era mejor “quitarlo” porque ya no servía…

el útero de mi abuela guardaba, en sigilo, los recuerdos de infancia de todas las mujeres de la familia.

mi tía tiene útero. conoce el calor mamífero de los intensos días. brotaron lágrimas amargas. pocas veces fue comprendida.

el útero de mi tía, hace muy poquito tiempo, parió a una fuerte princesita.

yo tengo útero. palpita con intensidad noche y día. a veces me duele ver esta “casita” vacía.

mi útero es mi fiel consejero. le pinto soles y lunas. sabemos que contiene mis sueños. es mi guía.

nacida la princesa, mi tía y yo decidimos, en un pacto sin palabras… sin tiempo, alumbrar los sordos vacíos de mi abuela… de mi madre

nuestros 3 úteros palpitantes cubren de rosas los vientres de nuestras mujeres.

somos un linaje. una manada. y confío en que mi hija mantenga el pacto con todas nosotras: sus raíces de trigo y miel

2 comentarios para “a mis mujeres”

Deja un comentario