muriendo para nacer

Días que se muerden y se funden, se van haciendo meses y yo me quedo atónita, mirando el vacío que dejan mis gritos en el aire. Creía que era una “mala racha” pero apenas si aparece la Luz, con lo que hoy descubro que llevo tiempo en mi Inframundo particular. Ése lugar en el que tanto tiempo estuve, en el que casi casi puedo afirmar que me crié.

Fogonazos intermitentes me hicieron tomar conciencia de mi alma nítida e inocente. Pero eso fueron, fogonazos.. intermitentes. En plena luna llena puedo divisar mi oscuridad. Perdida en mi propio laberinto suplico a Inanna consejo. Le pido abrigo y, de vez en cuando, quiero robarle el mapa. Ella sonríe pues sabe que no existe tal, sólo mi piel, mi sangre y mis huesos me llevaran de vuelta al Sol.

No tengo miedo. No, no es eso. Sólo que la furia está siendo incontrolable y cuando me digo “deja de controlar y verás que fluirá sin derramar sangre ajena” me río y no me lo creo. Tantas veces reproducí el patrón de la rabia que al mirarlo ahora, ya no me asombro. Una fuerza estúpida me dice que lo deje estar, que así soy yo. Pero yo sé que no soy eso. No soy mi pasado. No soy mis padres. Tampoco mis abuelos. Algo que se reproduce con una fuerza descomunal que juega a tentarme, a hacerme creer poderosa si sigo la danza de la nube viscosa y fétida.

En cada portal, de camino a mi mundo subterráneo, voy quitándome los velos y con ellos una parte de mi cuerpo. Ahora estoy en carne viva y todo me hace daño, todo me molesta, todo duele, todo angustia. He perdido el habla del corazón y siento que mis huesos ya sobresalen… los perros del olvido me esperan hambrientos…

Hoy con esta luna llena puedo ver en qué punto estoy. No hay duda de que estoy muy muy muy adentro. Mastico tierra y apenas si bebo agua estancada. La furia y la rabia me catapultaron hacia dentro. Lloro, lloro, lloro y los ojos se caen de las cuencas… sólo quedan mis músculos sobre los huesos… Lo único que quiero es desapegarme de este cuerpo. Poder dejarme morir sin victimismos.  Sólo así podré volver a la Vida siendo quien soy.

Hace un tiempo una mujer me clavó la mirada en el alma y me dijo: “deshazte de eso tan oscuro que llevas dentro, aquí en tu estómago. No lo necesitas” y más tarde llorando le diría a mi compañero “¿cómo deshacerme de aquello con lo que he crecido, si forma parte de mi como mi color de ojos?” No hay más cosa que ésta: ese amasijo de lodo putrefacto no soy yo. Es momento de sentirme capaz de desapegarme de él y quemarlo en la hoguera de fuego transmutador. No es mi identidad. Yo Soy hija del Amor.

Estoy dentro y lejos, pero estoy. Veo el final aunque sé que aún queda trabajo aquí. Soltar, soltar, soltar.

Inanna, Gran Madre, acompáñame. Acógeme. Porque saliste victoriosa y renaciste. Porque soy tu Hija. Porque Yo soy Tú. Porque Tú eres en Mi.

Abrazo la oscuridad. Aún en este amasijo sé que mi Esencia es inmortal. Los cuervos graznan en el Oeste. La Muerte se avecina. Bendita seas dadora de Vida.

Inanna

Inanna

5 comentarios para “muriendo para nacer”

  • No estés sola ahí… si puedes

  • Raquel Tasa dice:

    Sabes que estoy? Y ahora estoy de pleno en la cara iluminada de la luna, aprovechate de mi :)

  • SIENTO EL DOLOR y que al igual que tu lo vivo. NO ES FACL dejar salir lo oscuro pero conocido, es arrancarnos todo y quedar en carne viva. Nuestra sensibilidad unida a nuestra fuerza nos hace posible la mayor de las transformaciones. El dolor es un gran maestro que junto a nuestro amor propio y al que sentimos por otros hace que literalmente ocurran milagros!!!
    Un abrazo enorme lleno de luz desde lo mas hondo de mis 2 corazones.

  • LuLa dice:

    ¿ Y por qué toda esa furia y esa rabia? llora, grita y patalea hasta que te quemen los ojos… después vendrá la calma… y en esa calma volverás tu, con tu energía y tu luz… lo que pasa es q gastas tantas fuerzas en mantenerla viva que te agotas y te ofuscas.
    llora, grita y patalea… después ya verás como nada de esto que te pasa tiene mucho sentido!
    (ah, y si no se pasa… a mi me suele funcionar comprarme un regalito… ya ves… pero funciona…)

  • Erika Irusta dice:

    gracias, gracias, gracias. Todos ayudáis a poner Luz para que siga mi Camino.

Deja un comentario