la Universidad de la Vida

No sé bien cómo comenzar a hablar de lo que siento. Lo que me impulsa a escribir estas palabras es la rabia bien canalizada. Ese sentimiento que te impulsa a cambiar algo que ya no te sirve sí o sí. En mi fase de hechicera decido hacerme cargo de esta ponzoña y sacarla fuera. Marcar límites a aquellas personas que se duelen a sí mismas y por eso, supongo, trasladan su daño a las demás. Porque si estoy a favor de eliminar las centrales nucleares estoy a favor de no más actitudes contaminantes y hay personas que actúan (que no “son”) como el plutonio, sobre mis verdes campos.

Uno de los componentes radiactivos se basa en cuestionarme todo el tiempo y en preguntar si soy capaz de hacer lo que hago. Uffffffff bastante tengo con mi mente locuela que muchas veces me trae de cabeza! Veamos, todo lo que hago se basa en mi propia experiencia y mi propia maestra, sin vergüenza ni complejo alguno, es la propia Vida. Está bien, estudié dos años de empresariales y 4 de pedagogía y se supone que sé más que cualquier madre ,que se pasa 28 horas al día con sus pequeños, a administrar un hogar y a educar…. POR FAVOR! claro que no sé más. Incluso ella puede ser una grandísima maestra de realidades. Estudié empresariales porque no sabía que hacer con mi Vida y supuse que hacer lo que todo el mundo hacía estaría bien, que sería querida por ser inconsciente y 2 años después, tras imaginarme 40 años haciendo lo mismo en una oficina, pedí permiso a mis padres para dejar la carrera. Tras discusiones múltiples y un trabajo como dependienta en una tienda “de modé”, comencé a hacer lo que entonces me apasionaba: Pedagogía. De allí salí sabiendo lo siguiente: educar es ayudar sacar lo que uno ya tiene. Punto pelota. 4 años y aprendí eso y que en la Vida todo es aprendizaje. Para cualquier titulómana esto podría suponer un fracaso e imaginar que terminé con notas justillas o sin pasión por mi oficio. Nada más lejos (esto va para las titulomaníacas) el día de “los disfraces”, vamos el día de la toga y birrete (que no tuve que ponerme), me dieron el premio a la carrera. Así que para este tipo de personas, el concepto igual cambia, quizás ahora piensen: “oh qué mente preclara! “…

Para mi la carrera fue genial aunque eché de menos la realidad y el devolver a las personas su responsabilidad de educarse, pero en general salí bien formada, únicamente con esas dos grandes ideas.

[Sigo que si no me pierdo]

Después de trabajos y demás asuntos, llego a saber que mi alma es de doula (no es sólo el título de mi proyecto) y decido formarme como tal. En mi Vida había vivido tal intenso cambio. Jamás imaginé el poder de todas aquellas mujeres, juntas, unidas por la manada. Cada cual con sus circunstancias, sin embargo todas supimos generar espacios de encuentro y aprendizaje. Fueron de todas ellas de donde mi alma aprendió lo que ya sabía (yo creo que todos sabemos, sólo tenemos que recordarlo). Gracias a esa sinergía comencé a cuestionarme, a revisar mis hábitos… llevaba meses antes cambiando mis hábitos alimenticios y ellas (la manada) me dieron fuerza e inspiración. De todo aquello, más todas las demás personas que llegaron a través de la técnica metamórfica (también tengo título de esto, no temáis titulómanas mías) y de todas las mujeres que conocí gracias a Internet, y de todas las mamás que confiaron en mi y de mis padres y de Alex  y de la vecina llegué a sentirme en mi lugar. Es más, mi mayor “gracias a” se lo debo a mi amiga, socia y maestra de vida M.Àngels Santandreu (comadrona)  que me ayudó a parirme una mañana de mayo. Esa mañana sintió que mi lugar estaba al lado de las mujeres, de las nuevas jóvenes y de la menstruación. Así de sencillo y así de mágico fue el comienzo. Llevaba mucho tiempo autoexplorándome, mucho tiempo haciéndome muchas preguntas y mucho tiempo redescubriendo mi útero y ¿sabéis qué? me lancé a la piscina de mis capacidades. Respire profundo y, aunque tuve mucho miedo a fracasar y a que no me quisieran, confíe en mi Sabiduría Innata. Eso que tanto me recalcaban en la formación de doulas. Y así nacieron mis talleres de Sanación Femenina. Del fondo de mi alma, de mi corazón y de mi útero. Utilizando cada remiendo de mi Vida para compartir con todas las mujeres que quisieran beber de ello, sabiendo que ellas también tienen esa capacidad de dar lo que la Vida te regala en cada momento. Y es aquí dónde alguien, de buen corazón, puede preguntarme por títulos nobiliarios y referencias y diré que de esto “sólo” cuento con mi experiencia de Vida. Aquí las titulomaníacas pueden rasgarse las vestiduras, pero ¿sabéis qué? que nunca jamás me sentí más en Mi. La Vida es toda aprendizaje (enseñanza dos de la ilustrísima carrera de Pedagogía en la Universidad de Deusto) y que no existe estudio técnico alguno que te enseñe a habitar tu cuerpo. De nuevo es acudir a buscar fuera lo que una ya tiene dentro y sí dentro no se tiene, como dice Cora Anderson, no lo busques fuera(no lo encontrarás).

Mi labor es fruto del día a día, de conocer mis sombras y manifestar mis luces. De hundirme mil veces para conseguir salir a flote al menos una. Si una persona no está dispuesta a tomarse la Vida como la magnánima Universidad, siempre, SIEMPRE, actuará como un necio y, os aseguro, que títulos de ésos hay muchos.

* Este texto está creado para ayudarnos a confiar en nosotras y en nuestra Sabiduría Interior. Y a las que no se atreven y, por miedo o lo que sea, “atacan” a las que lo hacen este texto trata de ayudarlas a ver su error. Para que conecten con sus sombras y puedan abrazarlas antes de que se transformen en su gran depredador. Porque un proyecto es como un hijo, hay que gestarlo y parirlo conscientemente. Asumiendo la propia responsabilidad y sabiendo que una misma es capaz de hacerlo. Sin duda, no he necesitado médicos que regulen este “embarazo” y menos fórceps para parirlo. Confié en mi Cuerpo… tal como me dijeron las doulas.

20 comentarios para “la Universidad de la Vida”

  • bueno, bueno, bueno… que maravillosa medicina de buena mañana! gracias mujer!

  • Erika Irusta dice:

    de nada! tenía ganas de quedarme ancha y larga!!

  • Mireia dice:

    Genial! gràcies a aquests escrits i haver comprtit instants amb tu a les Doules, torno a sentir, viure, torno a MI.

    GRÀCIES Erika!

  • me saco el sombreo y te aplaudo!!!!!!!!!!!!!
    besos agradecidos por ser valiente hermana, a veces uno tiene miedo de salir d ela manada, pero y si ésa no es nuestra manada? quizás el árbol no nos deja ver el bosque…

    Sabias palabras bella mujer!
    GRACIAS, GRACIAS POR EXISTIR!

  • almadedoula dice:

    pero que lo que me hace vibrar así SOIS VOSOTRAS!!!! que sois mis lobas, mis hermanas, mis salvajes amadas!!! la manada es un lugar cálido e íntimo, si es frío, hostil y dañino NO ES MANADA!!!
    marcar límites es sano. decir lo que una siente es más sano aún!
    faldas arriba! vayamos a subir al pico de nuestra montaña y aullemos!!!

  • pues no me he visto reflejada ni nada… :-P

  • Erika Irusta dice:

    jajajajajajajajajajajajajajajaja pues da gustito poder ser constructiva con la rabia! y ayudar a los demás a q abran los ojos o a que abandonen tu barco.
    Yo me he quedado a gustito

  • CaRoLiNa dice:

    …palabras balsámicas en un momento en el que me planto y decido, aún a pesar de mi miedo a no ser aceptada y querida, decido habitar y respetar mi cuerpo, y confiar en la Vida. Gracias Erika!

  • Ileana dice:

    Quien ataca es porque se siente débil. Ataca desde sus limitaciones. No hagas caso.

    Un abrazo muy grande!!!

  • Anna dice:

    Bravo, brava y valiente mujer. La mejor universidad del mundo no da títulos, da LUZ :-)
    Un abrazo, amada hermana!

  • Júlia dice:

    La verdad és que me quedé sin palabras!! Muchas grácias Erika… como necesitava leer palabras como las tuyas!!
    Que bién encontrarte en la misma universidad…

    Un abrazo colorido!

  • Laura dice:

    Me encantó lo que escribiste y me sentí muy identificada con tus palabras. Gracias por emocionarme hasta las lágrimas!! Un fuerte abrazo de doula a doula!!

  • Marina Leon dice:

    Totalmente de acuerdo Erika, confiemos en nosotras y en nuestra sabiduria interior!!! Gracias por compartir tu rabia que nos ayuda a reflexionar. estamos dentro de la misma manada.

  • María José dice:

    Nena, tu vales mucho!!!
    Gracias por acercarnos cada día a la universidad de la vida y del amor.

  • Uf!Qué manera de sentirme identificada! Bienvenida sea la catársis!! :)
    Gracias una y mil veces por compartir!
    Amoroso abrazo desde Bs. As.!

  • Enhorabuena Erika, guerrera, guerrera… Yo también di unas vueltas antes de encontrar lo que siento vocacional. Siempre habrá quien desconfíe, te juzgue, te dude…, y eso duele y enfada, y mucho. Porque lo reconozco en mi historia, no es nuevo. Habrá que estar con eso, para cada vez más ir reafirmándonos y sintiendo que lo que tenemos dentro es bueno o muy bueno y además tenemos mucho que ofrecer… Me llega tu fuerza de mujer. Estoy contigo ahí.
    Ladran, luego cabalgamos… (decía El Quijote)

  • Mariana dice:

    Qué pena que algunas mujeres hayan sido seducidas por el discurso del patriarcado que nos conmina a quedarnos en casa pariendo y a hacer gratis y por amor lo que en las guarderías hacen por un sueldo.

  • Ondine dice:

    Magnifico, muchas gracias, qué impresionante y tan auténtico camino, muy inspirante

  • anna dice:

    me encanta….me encantas……gracias.

    (…) de conocer mis sombras y manifestar mis luces… ;)

  • EVA dice:

    Me siento muy emocionada con los ojos cargados de unas lagrimas que te agradecen este regalo.gracias por hacerme sentir tan bien.

Deja un comentario