Furia en mi cuerpö de mujer

NO

NO

NO

Digo que no. Cuando quiero y como quiero.

Lo digo desde el calor sofocante de mi cuerpo crispado.

No.

No ¿a qué?

No renuncio a mi rabia. Estoy harta de contener mi rabia, de sentirme culpable por mi rabia, de imaginarme menos “femenina” a costa de mi rabia. Mi rabia, sólo mía, es uno de mis motores. Y es posible, que en mi cuerpo, sea el motor más determinante.

Techado de virtudes, la mujer, esa mujer que soy yo en toda su plenitud, siente tentaciones de esconderse cuando se le incendian las mejillas ante el estupor y los temblores de decir:

NO!

de aullar

“vete con tu madre”

mis virtudes “femeninas” se creen menguar cuando me cago en absolutamente en todo lo que detesto Cuando la ponzoña se desborda y yo, me niego a tragar, observo que la feminidad de postal no admite mis límites. Mi acción necesita de la rabia para moverse y removerse, para cambiar , para actuar PORQUE sólo ella, la rabia, me indica que lo que ocurre es intolerable y he de actuar de inmediato para que cambie. Tantas veces oigo que las mujeres estamos por encima de la rabia, por encima de la violencia, por encima de la agresividad… me quedo atónita ante tal castración “positiva”. No diré “tenemos derecho a ser violentas” porque me parece absurdo reivindicar algo que es obvio (además que no creo que la violencia como medio para vivir plenamente) pero sí diré que la agresividad (diferente a violencia) es algo nuestro como es “suyo”. No conozco a una sola mujer que no arda ante determinadas situaciones sólo que sí conozco a muchas que lo niegan, lo reprimen y después enferman. La culpa esa losa que nos oprime y esa losa a la que nos entregamos devotamente, nos limita, nos corta en pedacitos y nos mal dibuja para acomplejar a las que no son tan virtuosas como nosotras, las que mascamos la rabia a golpe de colorete y tartita de fresas con nata.

no

no

me niego rotundamente a no permitirme ser tal y como soy, a no dar espacio a cada una de mis emociones, porque todas son valiosas y superfluas a la vez. Todas tienen su momento y todas están fuera de lugar. Todo depende, pero TODO es válido en mi cuerpo. La rabia con la que escribo estas palabras me permite dibujarme tal y como estoy: con el ceño fruncido, los labios apretados, la comida a medio digerir las ganas de quemar la casa y Janis Joplin a todo volumen. Soy jodidamente yo. De manera primal, zarandeo mi angustia y la escupo con la mejor de las intenciones: mostrarte, mostraros, mostrarme en la plenitud del momento cambiante. Reivindico el estado natural de mi ser mujer. Ahora mismo estoy harta, llena de cólera y disfruto de estos instantes. Sólo en estos momentos soy tan instintiva. Sin paños calientes, dejo que fluya lo que ahora hay.

Por el río no siempre pasan bellos nenúfares, también flotan ratas muertas … el río no juzga, lo lleva, lo deja ser….

Así estoy yo ahora. En- rabi-etada. No como una chiquilla sino como toda una mujer. Una mujer de “pechos en pecho” que aúlla y no teme la furia de su cuerpo. Esta furia es la que me ha permitido ponerme en mi lugar tantas veces y desde ahí, poner en su lugar a cada tipo y cada tipa que se haequivocado conmigo…  Esta furia es voz fuerte y ronca que me cuida de no ser manoseada por la mentira, la sumisión o la culpa.

Mi amada rabia… hazme tuya

 

 

 

5 comentarios para “Furia en mi cuerpö de mujer”

  • May dice:

    Olé!!
    Lo suscribo: mi amada rabia… ¡¡hazme tuya!!

  • Inma dice:

    Gracias por escribir lo que sientes,muchas gracias por existir y plantear lo que sientes.Acabo de descubrir tu blog,por mediacion del libro:UNA NUEVA MATERNIDAD.Soy mami de un niño de cuatro años,nacido en Bilbao,por circunstancias de trabajo,por que yo soy de un pueblo de Málaga.
    Mi sentimiento de madre me señaló mucho antes de tener a Alvaro, mucho antes de enterarme que tenia una malformacion uterina (utero bicorne)o como me decian l@s ginecologos malformacion de enciclopedia,un poco catastrofico el tema.Pero fué encontrarme con profesionales donde les gusta lo que hacen y fue todo rodado.
    Despues de un aborto, un embarazo de “alto riesgo” con vomitos y reposo nació Alvaro a las 38 semanas con 2.650 kg. ,Y todo gracias a mi compañero y papi de mi hijo y sobre todo mucha meditacion y paciencia.
    Y todo esto viene porque leyendo algunos de tus articulos me doy cuenta que en la soledad que otros creian que yo estaba inmersa,me sirvió para estar conectada con mi cuerpo y con mi hijo durante todo el embarazo.
    Bueno,no te he explicado que vengo de una familia y un entorno muy tradicional y muy mucho del “que diran” y chocamos mucho por que yo he abierto mi mente y
    eso para ellos es ser “rar@”.Fuimos papis en Bilbao y estubimos sin familiares directos por esa razon que comenté antes,y ahora creo que lo mejor que pudimos hacer para encontrarnos a nosotros mismos.
    Muchas cgracias solo por leerlo. Um abrazo lleno de energia y posotividad.
    Inma.

  • almadedoula dice:

    Gracias a ti por compartir
    abrazo gigante

  • almadedoula dice:

    May: achu-cho-nes!

  • NARDA dice:

    ahhhhhhhhhh gracias por estas palabras!!! gracias por plasmar lo que muchas sentimos.
    Besitos y abrazos

Deja un comentario