Archivo de la categoría ‘el libro’

pariendö letras

Reviso y me atasco. Respiro y sigo caminando sin embargo creo que es momento de parar y mirar, perder la mirada en todo lo acontecido y reflexionar…

¿me acompañas?

No encuentro las palabras que nombren lo que se cuece en mi y sin ellas estoy perdida, temo no encontrar el modo de dibujarme y que tú, compañera, no puedas verme tal y como me siento esta noche de primavera …

Miro los libros recién paridos en la estantería y tomo conciencia de que viví está gestación sin tiempo, de lejos, con prisas y con la entrega de la hoja, que en el buen otoño, se deja caer… Leo a mis compañeras y algo palpita en mi, sin duda cada una vivimos una preñez bien diferente… Mismo bebé, distintas mamás y mil tonalidades para este sentir de parir letras tejidas de una en una … de cien en cien…

Después de estos meses estando allá y no acá, vuelvo a mi, a Casa, aturdida, con ganas, pero aturdida… Qué diferente soy de la que fui y cuánto más diferente seré mañana…

¿hermana, a ti te ocure como a mi?

Hace una semana tome la decisión de sentarme aquí a escribir, de manera perenne con miedo a resultarme “caduca”. Gracias a los acontecimientos acepto el reto de poner palabra a mi innombrable más denso y también al más intenso y, porqué no, al más íntimo y al divertido también.

He tomado la firme decisión de parir escritos en lugar de hijos e hijas de carne y miel.

¿sabes qué, amiga?

me siento completa al entregarme a mi y a las teclas y a los cuadernillos y a las servilletas de papel. Por primera vez

he

seguido

soñando

y me he creído libélula en mi propia nebulosa.

me siento.

ni bien ni mal, siento cada vello de mi piel erizarse al reconocer el camino a andar.

¿qué pasó con la maternidad?

te lo c.o.n.f.i.e.s.ö:

soy madre de letras y susurros en retales de papel

mis descendientes se diluyen con la lluvia aún siendo inmortales

así gesto yo, así nutro yo

a mi desde mi,

soy mi propia madre y mi propia hija… es el reflejo de la trinidäd, porque la Diosa que habita en mi útero me dicta al oído y yo, por fin, acepto…

Gracias a las 14 hadas y al duende que han sido pacientes y que, sin saberlo y quizás sin quererlo, me han ayudado a parirme sin tapujos. Este hijo de las 15+1 será mi primogénito y hermano mayor de muchos otros …

Gracias…. infinitas, gracias

las 15 autoras somos,

Enric Boix, diseñador

PRÓLOGO: UNA NUEVA MATERNIDAD por Rosa Jové

Es todo un honor compartir con vosotras y vosotros el prólogo de nuestro libro, “Una Nueva Maternidad“, escrito por Rosa Jové.

En unos días ya nos vemos en la presentación.

Gracias, gracias, gracias

PROLOGO: UNA NUEVA MATERNIDAD

Por Rosa Jové

La primera vez que vi este maravilloso manuscrito estuve de acuerdo con lo que se dice en el epílogo: no deja indiferente. Guste o no guste, te remueve hasta lo más hondo. En muchas de sus páginas algunas nos veremos reflejadas y nuestros ojos se humedecerán conforme avance la lectura. Otras, menos afortunadas, no sentirán tanta emoción pero seguro que tendrán material para reflexionar. Ante estas páginas la neutralidad no existe.

Porque se trata de madres que, más que desnudar su alma, se la arrancan para que el mundo vea bien clarito lo que sienten, lo que son o lo que quieren ser. Mujeres valientes que no se acomplejan y que se rebelaron en su día para ser mujeres y madres tal y como ellas querían y no como se les quería imponer.

Son historias de quince hadas de la maternidad que entre pañales y pucheros, entre trabajos varios y noches sin dormir invocaron al duende de sus sentimientos que se hizo visible en forma de letras y espacios. Son hadas verdaderamente mágicas pues encuentran tiempo para todo, saben de juegos y canciones y curan dolores de barriga con un dulce beso que sale de sus labios. En este libro, además demuestran que escriben como los ángeles.

Al igual que las hadas son invisibles a los ojos humanos no entrenados y por eso solo se reconocen entre ellas o las reconocen aquellos a quienes aman. Quizás uno de los objetivos de este libro es que la gente las entienda y las ame para así poder empezar a verlas. Pero no solo a ellas, sino también a las que son igual que ellas. Porque este mundo está poblado de miles de hadas, lo que sucede es que no todas se atreven a escribir. El objetivo es hacer visible lo que parece ser que hoy aún no se sabe ver.

Es curioso constatar cómo algunos textos están escritos desde la primera persona, desde la madre que se habla a ella misma. En otros es la madre que mantiene una conversación con su bebé y en otros con la sociedad. Porque cada una escribe lo que siente, lo que quiere escribir y a quien quiere escribir. Hay textos más intimistas y poéticos, textos más reivindicativos y prosaicos, pero todos destilando magia.

Me gustaría elegir una frase, un trocito de texto para que las personas que lean este prólogo puedan empezar a saborear lo que les espera. Pero…¿Cómo elegir solo uno? Si antes hablaba de 15 hadas he de mencionar ahora que este libro lo forman 46 pequeñas obras de arte. Elegir un fragmento de cada una quizás sería más correcto, pero tampoco haría justicia a la obra.

Me decido, pues, por buscar un resumen que los abarca a todos y me viene una palabra a la mente: amor. Lea el texto que lea sale el amor (sobre todo el amor maternal, pero también otros tipos de amor). Destila amor por los cuatro costados. Creo que si este libro fuera como una bolsita de té, haría una deliciosa infusión de amor.

Lean, emociónense, aprendan y amen. Eso es lo que van a encontrar en las siguientes páginas, nada más y nada menos.

Lleida, primavera de 2011.

una Nueva Maternidad ya está llegando…

“Quizás el primer libro sobre crianza escrito no por psicólogos, ni pediatras ni gurús, sino por madres”